Ir al contenido principal

No ignoreis las maquinaciones del enemigo 2 Cor 2:11

Recuerdo haber visto hace años una serie llamada "Death Note" una serie de suspenso y misterio, en dicha serie se enfrentaban 2 "genios" uno asesino y el otro policía (buscaré un resumen por ahí para ahorrarme el trabajo xD).
Wikipedia: La historia se centra en Light Yagami, un estudiante de preparatoria que encuentra un cuaderno sobrenatural llamado «Death Note», el cual es capaz de matar personas si se escriben los nombres de éstas en él mientras el portador visualiza mentalmente la cara de quien quiere asesinar. Light intenta eliminar a todos los criminales y crear un mundo donde no exista la maldad, pero sus planes serán frustrados por L, un famoso detective privado.

"L" era el nombre clave del investigador, y por supuesto no sabía si Light era de verdad el asesino, pero le tendió una trampa, al conocerlo le dijo que su nombre era el de un artista conocido, llamémoslo Guillermo Dávila (el ídolo de una generación xD generación adúltera e idólatra!xD), la trampa consistía en que cuando Light escribiera ese nombre en su cuaderno para asesinar a "L" tenía que pensar en la cara de "L" pero conciente o inconcientemente también pensaría en el Guillermo Dávila que canta "mamita! ábreme la puerta!" (xD) así que si Guillermo Dávila moría "L" corroboraba que Light era el asesino.

Bueno resulta que el diablo (que el Señor lo reprenda en todas sus artimañas!) también hace maquinaciones parecidas, pone en nuestra cultura (social o sociovirtual o musical o lo que sea) palabras que en un principio podemos querer decirlas con una intención, pero que conciente o inconcientemente pensamos en LA OTRA connotación que tiene dicha expresión, y tal vez pienses "yo no pienso en otra connotación" bien por ti, pero sí podrías hacer pensar en ello a quien te escuche o lea (escribir o hablar es igual).
¿Conoces alguna frase o palabra con doble connotación de las cuales tú uses una?

Comentarios

Entradas populares de este blog

El por qué de Juan Peña (el diente roto) llegó a ser presidente.

Edit: Este post es loco xD no lo quito para recordarlo y porque extrañamente es uno de los que más han sido vistos jaja. Bueno no tomes en serio este post.

Creció Juan Peña y entre chuparse el diente y volverlo a hacer, sus asesores de imagen lo llevaban al gimnasio y le hacían levantar pesas, hacer todo tipo de ejercicios y toda clase de dietas, él hacía todo con facilidad, puesto que lo único que sentía era su diente roto, sin pensaren el esfuerzo físico, y las dietas ni importaban porque el sabor de su diente roto le daba todo el alimento que quería y, al no pensar, el desgaste era mucho menor.

Pasaron los años y Juan Peña llegó a ser protagonista de Terminator , sólo necesitaba quedarse parado o caminar hacia adelante, lo que podía hacer sin pensar.
Al no pensar no hablaba, al no hablar las mujeres lo consideraban galán y romántico, al final, son mujeres...

Crecía su fama entre las mujeres, un hombre fornido y misterioso debía además ser un genio -certificado por el colegio de méd…

¿Puede ser blanca una mentira?

Nota: Esta es una traducción realizada por mi persona del artículo publicado por John Macarthur en http://www.gty.org/blog/B140813en 

Estás familiarizado con el concepto de una "mentira blanca". Es cualquier mentira que (debido a circunstancias circunstancias atenuantes, intenciones honorables, o de alcance limitado), es considerada insignificante. Mucha gente piensa que mentir puede ser aceptable o incluso justificable en ciertas circunstancias, ellos argumentan que los motivos nobles y la necesidad del momento pueden borrar el peso pecaminoso de la mentira.

El punto central de su argumento es la historia de Rahab:

Josué 2:3-6 Y fue dado aviso al rey de Jericó, diciendo: He aquí que hombres de los hijos de Israel han venido aquí esta noche para espiar la tierra. Entonces el rey de Jericó envió a decir a Rahab: Saca a los hombres que han venido a ti, y han entrado a tu casa; porque han venido para espiar toda la tierra. Pero la mujer había tomado a los dos hombres y los habí…